Ahorros en viviendas

@cmdearcos
Grupo TIECs

La pregunta que mucha gente me hace es ¿Cuánto puedo ahorrar en mi casa?. La respuesta no suele satisfacer a mi interlocutor: depende. El ahorro depende básicamente de cuanta energía se esté desaprovechando por dos motivos:

  • Mal uso de la energía, como por ejemplo dejar la luz encendida cuando no hay nadie en la habitación.
  • Equipos e instalaciones ineficientes.

Para hablar de datos genéricos es conveniente hablar de datos estadísticos. Por desgracia, solo tengo información sobre viviendas de lujo, donde he realizado numerosos proyectos de eficiencia energética.

Hay diferentes estudios que hablan sobre consumos de las viviendas y la posibilidad de ahorro. Aquí os dejo uno el cual voy a tomar de base para hablar sobre la posibilidad de ahorrar en vivienda. Este informe también habla de ahorros en hospitales, oficinas y museos.

El consumo energético de una vivienda depende en gran medida del clima de la zona en la que se encuentra. En este informe se ha utilizado de ejemplo una vivienda tipo de 100 m2 con clima atlántico. Este el consumo que se estima tiene una vivienda tipo con estas características:

Aunque se puede discrepar sobre los datos estadísticos en general son datos que podemos dar por bueno para hablar de forma general. Quiero poner el acento en el consumo que genera el standby de los equipos. Este consumo fantasma en algunas viviendas puede ser un consumo muy importante siendo necesario vigilarlos y controlarlo (hay muchos equipos que se pueden apagar por el pequeño uso anual que se hace de ellos).

Y ¿qué podemos hacer para ahorrar?. Pues aquí os dejo las medidas de ahorro que indica el informe.

Es importante decir que gran parte del despilfarro energético lo hacemos por un uso irracional de la energía. Esto vale tanto para empresas, como administraciones públicas como viviendas. El porcentaje de ahorro que se le asigna al “cambio de hábitos de los usuarios” me parece bajo, ya que este porcentaje es habitual encontrárnoslo en empresas con grandes consumos en maquinaria. En viviendas de lujo, es habitual tener porcentajes de ahorro superior al 10% en este concepto. Mi experiencia es que cuanto mayor es el poder económico mayor es el despilfarro energético o dicho de otra forma, cuanto más afecta la crisis a una empresa o una familia (parece que a la administración pública le da igual porque no toman medidas de forma genérica con la escusa de los presupuestos) menor es el potencial de ahorro que se consigue con esta medida.

El ahorro por “cambio de hábitos de los usuarios” puede ser en general más alta, aunque discutir de cifras en general no aporta nada. Si es importante tener en cuenta que con un uso racional de la energía podemos conseguir grandes ahorros. Lo principal es realizar el gasto energético con lógica:

  • No dejar las luces encendidas o la televisión cuando no se están utilizando.
  • En el caso de tener vitrocerámica, terminar de cocinar los alimentos con el calor residual de la placa una vez apagada.
  • Ventilar la vivienda en las horas más calurosas en invierno y las horas más frescas en verano. Siempre que sea posible.
  • A muchos nos gusta la bebida fría, especialmente en verano. Tomar bebidas frías en verano no es bueno para el cuerpo por el cambio de temperatura tan fuerte que sufre especialmente la garganta. Teniendo en cuanto esto y que cuanto más baja sea la temperatura de la nevera mas consumo tiene, un cambio de uso en este aspecto puede tener ahorros interesantes.

Como he dicho en numerosas ocasiones lo que no se puede medir no se puede mejorar. Gracias a la monitorización y el control de las instalaciones se pueden conseguir ahorros, al optimizar el uso de la instalación y detectando malos usos, que se solucionan con un cambio de hábitos. La mejor solución para un control total y un ahorro máximo es domotizar la vivienda, pero sería ingenuo si pensara que esto está al alcance de todas las viviendas. Un gran ahorro, con una inversión mínima, acorde con lo que dice el informe se puede conseguir con dos equipos básicos:

  • Gestor energético. Este equipo se instala en el cuadro eléctrico y permite controlar en cada momento el consumo eléctrico permitiendo detectar los consumos fantasmas y evitar sobre consumos innecesarios.
  • Centralita climatización. Esta centralita se puede configurar con diferentes programas de encendido y apagado y temperaturas. Además se puede cambiar la programación si fuera necesario desde un app de Android.

Hay muchos dispositivos en el mercado como estos. Si alguno esta interesado en adquirir alguno de estos dispositivos o ambos os recomiendo que os pongáis en contacto con Jacobo Perez de AICE en el siguiente correo: jacobo.perez@aice-energia.es. A él le he adquirido estos dispositivos cuando los he necesitado para algún proyecto en una vivienda.

Otro tema importante son las mejoras de aislamiento. Hay viviendas donde el ahorro por esta medida puede llegar al 40% de ahorro en climatización y agua caliente.

Los números en los que estoy menos de acuerdo es el de la iluminación, ya que mi experiencia personal es que se abusa mucho de los halógenos. La sustitución de halógenos por lámparas de bajo consumo o luminarias LED producen ahorros más importantes y Retornos de la inversión muchos menores. Aquellos que ya tengan instaladas lámparas de bajo consumo y la sustituyan por LED tendrán ahorros, pero el retorno de la inversión es alto.

Como conclusión final quiero dejar claro que el ahorro en viviendas es muy importante, comparable en muchos casos al ahorro que puede haber en comunidades de vecinos, oficinas, PYMES, empresas y administraciones públicas (las que mas despilfarro hacen).

Un pensamiento en “Ahorros en viviendas

  1. Pingback: Toma de datos certificado energético | TIECs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *