Archivo de la etiqueta: repartidores de coste

CNomys: eficiencia energética para usuarios domésticos y PYMEs

@cmdearcos
Grupo TIECS

 

El pasado 23 de febrero de 2014 arrancamos el proyecto CNomys.

Los gestores energéticos trabajamos con empresas donde conseguimos importantes ahorros, pero ¿qué ocurre con las familias y las PYMEs?. Es difícil, por razones de coste, popularizar servicios de eficiencia energética para el gran público y esta es la razón del nacimiento de este nuevo proyecto.

Ahora mismo el proyecto está ayudando a numerosas familias a pasarse a tarifas eléctricas de libre mercado y a las comunidades de vecinos a cumplir con la directiva de eficiencia energética que obliga a partir del 1 de enero de 2017 a repartir el coste de la calefacción central en función de los usos y no de la superficie de las viviendas

Poco a poco el proyecto irá incorporando nuevas funcionalidades para que los usuarios domésticos puedan ahorrar en su factura energética de forma sencilla y fácil.

Muchos de los artículos los publicaré en el blog de CNomys, para apoyar este nuevo e interesante proyecto.

Os invito a todos a daros de alta en la aplicación CNomys y a suscribiros en el blog para que os lleguen las nuevas actualizaciones.

Nos vemos también en CNomys.

@cmdearcos
Grupo TIECS

Industria amenaza con tomar medidas ante las bajadas de potencia de la luz

Vínculo: CincoDias

A mediados de febrero, el director general de Política Energética y Minas, Jaime Suárez, remitió a todas las distribuidoras eléctricas, grandes y pequeñas, una carta en la que les pedía información sobre la reducción de la potencia contratada por parte de sus clientes. En la misiva, a la que ha tenido acceso CincoDías, el ministerio dice haber advertido en los últimos meses “una reducción significativa en la recaudación de los peajes de acceso, que no se corresponde con la caída de la demanda producida en las mismas fechas”.

En las dos últimas revisiones de los peajes, el Gobierno aprobó un fuerte incremento del término de potencia, cuyo peso en el recibo se ha disparado respecto al del consumo. Según los críticos, este cambio desincentiva el ahorro y ha llevado a muchas asociaciones de consumidores a recomendar a sus socios que soliciten una bajada desu potencia contratad, siempre, claro está, que esta sea mayor de lo necesario. El ahorro es por partida doble: además de pagar menos por la parte fija, también puede bajar la tarifa por el consumo de energía, pues esta es mayor cuanto mayor es la potencia contratada.

Con su solicitud, el ministerio quiere “disponer de información que explique la situación” con el objeto de “adoptar las medidas que resulten necesarias”, si bien, no aclara qué medidas. Industria pide, a la mayor brevedad, “información relativa a la reducción de la demanda eléctrica y de la potencia contratada en la red en 2012 y 2013 con la mayor desagregación posible y, al menos, por meses, peaje de acceso y escalón de tensión”. También reclama datos sobre las pérdidas medias de la red o “pérdidas de ingresos no justificados”.

La respuesta de las distribuidoras de las cinco grandes (Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Eon y EDP) y las 300 pequeñas asociadas en Cide y Aseme, que mantuvieron la semana pasada una reunión en el ministerio para tratar esta cuestión, coincide: las bajadas de potencia no son significativa y han pedido tiempo para entregar unos datos que no son fáciles de desagregar y para comprobar cómo evoluciona la situación en los primeros meses del año.

Ahorros de hasta un 30% en calefacción central con repartidores de coste

@cmdearcos
Grupo TIECs

 
Hace unos días publicaba un artículo sobre las posibilidades de ahorro (hasta un 30%) que tienen los repartidores de coste. Ahora quiero incidir en dos aspectos importantes relacionado con los repartidores de coste:

  • Posibilidad de acceder a subvenciones para su instalación.
  • A 1 de enero de 2017 es necesario que las calefacciones centrales cuenten con dispositivos que permitan repartir los costes energéticos según el gasto de cada uno de los usuarios.

La resolución del 25 de septiembre de la Secretaria de Estado de Energía define el tipo de subvenciones a las que pueden acceder aquellas viviendas que se rehabiliten:

Instalación de dispositivos repartidores de costes de calefacción que permitan medir los consumos y repartir de los gastos correspondientes en función de los consumos reales de cada usuario. Estos repartidores de costes deben seguir las normas de diseño y funcionamiento de la norma UNE-EN-834 («Distribuidores de gasto de calefacción para determinar los valores de consumo de radiadores. Aparatos con alimentación eléctrica») y contar con la homologación correspondiente emitida por un laboratorio de ensayos independiente y homologado para distribuidores de costes de calefacción dentro de la Comunidad Europea.

El sistema de contabilización, una vez instalado, ya sea en el tramo de acometida o por medio de repartidores de costes de calefacción, debe disponer de un servicio de adquisición de los datos de consumos, así como de liquidación y reparto de los gastos a cada uno de los usuarios de la instalación en función de los consumos medidos.

La liquidación individualizada de los gastos correspondientes a cada servicio (calor, frío y agua caliente sanitaria) se realizará mediante la correspondiente factura individual, que podrá ser en papel o en formato electrónico, en la que se proporcionará al usuario de toda la información necesaria para el control de sus consumos, incluida la información histórica de su consumo.”.

Los dispositivos que junto con los repartidores de coste consiguen un máximo ahorro, ya que son los que permiten regular la potencia calorífica de los radiadores, son las válvulas termostáticas:

Instalación de válvulas termostáticas: Para permitir al usuario la regulación de sus consumos, se podrán complementar los dispositivos repartidores de costes de calefacción con la instalación de válvulas termostáticas mecánicas o electrónicas que permitan regular el aporte de calor de todos y cada uno de los emisores. Deben cumplir la norma UNE-EN-215. En el caso de válvulas termostáticas electrónicas, deberán contar con certificado de eficiencia energética eu.bac.

Estos equipos pueden ser subvencionados hasta el 90% siguiendo el apartado sexto de la resolución:

1. Se consideran costes elegibles aquellos que sean necesarios para conseguir los objetivos energéticos de este Programa, para cada una de las tipologías de actuación, dentro de los siguientes conceptos: los honorarios profesionales satisfechos para la elaboración, por el técnico competente, del certificado de eficiencia energética previsto en el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios, y de la inspección periódica de eficiencia energética regulada por el Real Decreto 238/2013, de 5 de abril, por el que se modifican determinados artículos e instrucciones técnicas del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado por Real Decreto 1027/2007, de 20 de julio; el coste de la redacción de los proyectos técnicos relacionados con las tipologías de actuación objeto de ayuda y otros gastos generales similares; los costes de la dirección y ejecución de la obra y de la instalación, en su caso; la inversión en equipos efectuada; los costes de ejecución de la instalación, obra civil asociada e instalaciones auxiliares necesarias, así como otras cuestiones específicas de cada actuación según se detallan en el anexo I, para cada tipología. No se incluirán licencias, tasas, impuestos o tributos.

2. No se considerará elegible ningún coste distinto a los anteriores ni que haya sido facturado al beneficiario con anterioridad a la fecha de entrada en vigor de este Programa.”.

Una vez realizada la instalación y concedida de la subvención es necesario justificar dicha instalación con un certificado energético:

La Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética obliga, en su artículo 4, a los Estados miembros a desarrollar una estrategia a largo plazo para movilizar inversiones en la renovación exhaustiva y rentable de edificios residenciales y comerciales, con el fin de mejorar el rendimiento energético del parque inmobiliario y reducir su consumo de energía.

En esta misma línea, el Proyecto de Ley de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbanas, así como el Real Decreto 233/2013, de 5 de abril, por el que se regula el Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria y la regeneración y renovación urbanas, 2013-2016, hace obligatoria la realización de un «Informe de evaluación de los edificios», que podrá ser exigido en cualquier momento a los propietarios de edificios residenciales colectivos para que acrediten su estado de conservación, accesibilidad y eficiencia energética.

En este informe, la eficiencia energética se acreditará mediante la presentación del certificado de eficiencia energética del edificio, que está regulado por el Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios.

Este real decreto establece la obligación de poner a disposición de los compradores o usuarios de los edificios un certificado de eficiencia energética que deberá incluir información objetiva sobre la eficiencia energética del edificio con el fin de que los propietarios o arrendatarios del edificio puedan comparar y evaluar su eficiencia energética. De esta forma, valorando y comparando la eficiencia energética de los edificios, se favorecerá la promoción de edificios de alta eficiencia energética y las inversiones en ahorro de energía.

El certificado no sólo contiene la calificación energética del edificio, representada por una escala de siete letras, de la A a la G, también un documento de recomendaciones para mejorar la eficiencia energética del edificio, que podrá incluir medidas sobre la envolvente térmica, las instalaciones térmicas y la utilización de energías renovables. Las recomendaciones serán técnicamente viables e incluirán una estimación de los plazos de recuperación de la inversión y de la rentabilidad durante su ciclo de vida útil.

Voy a terminar este artículo indicando que la Directiva 2012/27/UE obliga a instalar antes del 1 de enero de 2017 repartidores de coste para la calefacción central, como método alternativo a los calorímetros:

En los edificios de apartamentos y polivalentes con una fuente central de calefacción/refrigeración o abastecidos a partir de una red de calefacción urbana o de una fuente central que abastezca varios edificios, se instalarán también contadores de consumo individuales antes del 31 de diciembre de 2016, que midan el consumo de calor o refrigeración o agua caliente de cada unidad, siempre que sea técnicamente viable y rentable. Cuando el uso de contadores de consumo individuales no sea técnicamente viable o no sea rentable, para medir la calefacción, se utilizarán calorímetros para medir el consumo de calor de cada radiador, a menos que el Estado miembro interesado demuestre que la instalación de dichos calorímetros no sería rentable. En esos casos, podrán estudiarse métodos alternativos de medición del consumo de calor que sean rentables.

Teniendo en cuenta que los repartidores de coste y las válvulas termostáticas:

  • Producen ahorros de hasta un 30%.
  • Están subvencionados.
  • De aquí a finales de 2016 todas las calefacciones centrales tendrán que instalar repartidores de coste.

¿Qué para a las comunidades de vecinos a instalar ya este tipo de soluciones?. En gran medida la falta de información. Espero que este artículo ayude a las comunidades de vecinos con calefacción central a tener más información.

Si necesitais más información podeis acceder al proyecto CNomys (eficiencia energética para usuarios domésticos y PYMEs) donde os darán toda la información sobre los repartidores de coste.

 
@cmdearcos
Grupo TIECs

Los entresijos del funcionamiento del sistema eléctrico español.

Vínculo: Noticia

Cómo funciona el sistema eléctrico español.

Plan rehabilitación 2013-2016

@cmdearcos
Grupo TIECs

Hoy ha salido publicado en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 233/2013, de 5 de abril, por el que se regula el Plan Estatal de fomento del alquiler de viviendas, la rehabilitación edificatoria, y la regeneración y renovación urbanas, 2013-2016.

Entre los objetivos de este plan quiero destacar los siguientes:

Contribuir a que los deudores hipotecarios para la adquisición de una vivienda protegida puedan hacer frente a las obligaciones de sus préstamos hipotecarios.

Mejorar la calidad de la edificación y, en particular, de su eficiencia energética, de su accesibilidad universal, de su adecuación para la recogida de residuos y de su debida conservación. Garantizar, asimismo, que los residuos que se generen en las obras de rehabilitación edificatoria y de regeneración y renovación urbanas se gestionen adecuadamente, de conformidad con el Real Decreto 105/2008, de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición.

Contribuir a la reactivación del sector inmobiliario, desde los dos elementos motores señalados: el fomento del alquiler y el apoyo a la rehabilitación de edificios y a la regeneración urbana.

Para la consecución de todos los objetivos fijados en el plan se han estructura los siguientes programas:

  1. Programa de subsidiación de préstamos convenidos.
  2. Programa de ayuda al alquiler de vivienda.
  3. Programa de fomento del parque público de vivienda de alquiler.
  4. Programa de fomento de la rehabilitación edificatoria.
  5. Programa de fomento de la regeneración y renovación urbanas.
  6. Programa de apoyo a la implantación del informe de evaluación de los edificios.
  7. Programa para el fomento de ciudades sostenibles y competitivas.
  8. Programa de apoyo a la implantación y gestión del Plan.

Me ha parecido curioso y por eso quiero destacarlo como el propio Real Decreto se hace marketing a si mismo: “Hay que destacar, por su novedad y por el efecto de innovación y demostración que con él se persigue, el programa para el fomento de ciudades sostenibles y competitivas”.

La gestión del plan será realizado por las comunidades autónomas, lo que de facto significa diferentes criterios y papeles en cada comunidad. Es el caso típico de “me gustaría equivocarme”, pero el pasado reciente me hace pensar que las personas que trabajamos a nivel nacional tengamos que aprendernos más de un procedimiento.

En este primer artículo sobre este plan voy a centrarme en algunos de los programas más relacionados con las TIECs.

Programa de fomento de la rehabilitación edificatoria

Los objetivos de este programa son:

La financiación de la ejecución de obras y trabajos de mantenimiento e intervención en las instalaciones fijas y equipamiento propio, así como en los elementos y espacios privativos comunes, de los edificios de tipología residencial colectiva, que cumplan los siguientes requisitos:

a) Estar finalizados antes de 1981.

b) Que, al menos, el 70% de su superficie construida sobre rasante tenga uso residencial de vivienda.

c) Que, al menos el 70% de las viviendas constituyan el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios.

Excepcionalmente, se admitirán en este programa edificios que, sin cumplir las condiciones anteriores:

a) Presenten graves daños estructurales o de otro tipo, que justifiquen su inclusión en el Programa.

b) Tengan íntegramente como destino el alquiler, durante, al menos 10 años a contar desde la recepción de la ayuda. La fecha de la recepción de la ayuda se hará constar en el Registro de la Propiedad mediante nota marginal extendida en el folio registral de cada una de las fincas que vaya a ser destinada al alquiler. El incumplimiento de esta obligación dará lugar a la devolución de las ayudas obtenidas, con sus correspondientes intereses legales. Esta nota registral podrá ser cancelada a instancia de cualquier titular de un derecho sobre la finca transcurridos 10 años desde su fecha, o mediante el documento que acredite la previa devolución de las ayudas percibidas.

Serán objeto de este programa las actuaciones en los edificios indicados que se dirijan a:

a) Su conservación.

b) La mejora de la calidad y sostenibilidad.

c) Realizar los ajustes razonables en materia de accesibilidad.

Quiero destacar en este programa entre las acciones subvencionables las siguientes:

Las que se realicen en las instalaciones comunes de electricidad, fontanería, gas, saneamiento, recogida y separación de residuos y telecomunicaciones, con el fin de adaptarlas a la normativa vigente.

La mejora de la envolvente térmica del edificio para reducir su demanda energética de calefacción o refrigeración, mediante actuaciones de mejora de su aislamiento térmico, la sustitución de carpinterías y acristalamientos de los huecos, u otras, incluyendo la instalación de dispositivos bioclimáticos. En todo caso, deberá cumplirse como mínimo lo establecido en el Documento Básico del Código Técnico de la Edificación DB-HE1.

La instalación de sistemas de calefacción, refrigeración, producción de agua caliente sanitaria y ventilación para el acondicionamiento térmico, o el incremento de la eficiencia energética de los ya existentes, mediante actuaciones como: la sustitución de equipos de producción de calor o frío, la instalación de sistemas de control, regulación y gestión energética, contadores y repartidores de costes energéticos para instalaciones centralizadas de calefacción; el aislamiento térmico de las redes de distribución y transporte o la sustitución de los equipos de movimiento de los fluidos caloportadores; la instalación de dispositivos de recuperación de energías residuales; la implantación de sistemas de enfriamiento gratuito por aire exterior y de recuperación de calor del aire de renovación, entre otros.

La instalación de equipos de generación o que permitan la utilización de energías renovables como la energía solar, biomasa o geotermia que reduzcan el consumo de energía convencional térmica o eléctrica del edificio. Incluirá la instalación de cualquier tecnología, sistema, o equipo de energía renovable, como paneles solares térmicos, a fin de contribuir a la producción de agua caliente sanitaria demandada por las viviendas, o la producción de agua caliente para las instalaciones de climatización.

La mejora de la eficiencia energética de las instalaciones comunes de ascensores e iluminación, del edificio o de la parcela, mediante actuaciones como la sustitución de lámparas y luminarias por otras de mayor rendimiento energético, generalizando por ejemplo la iluminación LED, instalaciones de sistemas de control de encendido y regulación del nivel de iluminación y aprovechamiento de la luz natural.

La mejora de las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua, así como la implantación de redes de saneamiento separativas en el edificio y de otros sistemas que favorezcan la reutilización de las aguas grises y pluviales en el propio edificio o en la parcela o que reduzcan el volumen de vertido al sistema público de alcantarillado.

La mejora o acondicionamiento de instalaciones para la adecuada recogida y separación de los residuos domésticos en el interior de los domicilios y en los espacios comunes de las edificaciones.

Las que mejoren el cumplimiento de los parámetros establecidos en el Documento Básico del Código Técnico de la Edificación DB-HR, protección contra el ruido.

El acondicionamiento de los espacios privativos de la parcela para mejorar la permeabilidad del suelo, adaptar la jardinería a especies de bajo consumo hídrico, optimizar los sistemas de riego y otras actuaciones bioclimáticas.

Aunque existen ciertos condicionantes la cuantía máxima de las subvenciones a conceder por edificio, no podrá superar el importe de multiplicar 11.000 euros por cada vivienda y por cada 100 m2 de superficie útil de local (12.100 euros cuando se trate de edificios declarados bienes de interés cultural, catalogados o que cuenten con protección integral en el instrumento de ordenación urbanística correspondiente).

Programa de fomento de la regeneración y renovación urbanas

Los objetivos de este programa son:

La realización conjunta de obras de rehabilitación en edificios y viviendas, de urbanización o reurbanización de espacios públicos y, en su caso, de edificación en sustitución de edificios demolidos, dentro de ámbitos de actuación previamente delimitados.

Estas obras se realizarán con la finalidad de mejorar los tejidos residenciales, y recuperar funcionalmente conjuntos históricos, centros urbanos, barrios degradados y núcleos rurales.

Entre las acciones subvencionables quiero destacar:

La ejecución de obras o trabajos de mantenimiento e intervención en edificios y viviendas, instalaciones fijas, equipamiento propio y elementos comunes, a fin de adecuarlos a la normativa vigente. Se podrán incluir los honorarios de los profesionales, el coste de redacción de proyectos, informes técnicos y certificados necesarios, así como los gastos derivados de la tramitación administrativa, siempre que todos ellos estén debidamente justificados.

La ejecución de las siguientes obras de mejora de la calidad y sostenibilidad del medio urbano:

Obras de urbanización y reurbanización material de los espacios públicos tales como pavimentación, jardinería, infraestructuras, instalaciones, servicios de abastecimiento de agua, saneamiento, suministro energético, alumbrado, recogida, separación y gestión de residuos, telecomunicaciones y utilización del subsuelo.

Obras destinadas a mejorar la eficiencia ambiental en materia de agua, energía, uso de materiales, gestión de residuos y protección de la biodiversidad.

En el ámbito de la energía, las de mejora de la eficiencia energética en edificación y en servicios urbanos, las de implantación de energías renovables y sistemas de climatización centralizada o de distrito, las de fomento de la movilidad sostenible y, en general, todas aquéllas otras destinadas a reducir la demanda energética, reducir las emisiones de gases contaminantes y aumentar el uso de energías renovables.

Sin entrar en todo el detalle de las cuantías y para que sirva de orden de magnitud, la cuantía máxima de las ayudas se calculará multiplicando el número de viviendas por las ayudas unitarias establecidas:

  • Hasta 11.000 euros por cada vivienda objeto de rehabilitación.
  • Hasta 30.000 euros por cada vivienda construida en sustitución de otra previamente demolida.

Si habéis llegado hasta este punto de mi artículo no puedo más que daros las gracias por el interés. Revisando el texto veo que me está saliendo muy largo y es el momento de cortar aquí y seguir con otros programas en diferentes artículos.

Todas aquellas personas que quieran acceder a las ayudas y entrar en más detalles de este nuevo plan estaré encantado que pongan en contacto conmigo a través de Twitter.

@cmdearcos
Grupo TIECs